¿Dónde estamos?

Ciudad Autónoma de Buenos Aires

San Luis

Mendoza

Chubut

Bacterias que comen basura tecnológica.

Artículo gentileza diario La Nación

Un teléfono móvil contiene más de 40 elementos de la tabla periódica, principalmente metales pesados que son muy valiosos por su alta conductividad. Estos elementos se pueden recuperar y reutilizar como materia prima para fabricar nuevos dispositivos. Sin embargo, de los 50 millones de toneladas de residuos electrónicos que se generaron en 2018, sólo se recicló una pequeña parte. El año pasado, la basura electrónica generada fue el equivalente a desechar 125.000 aviones o 4500 torres Eiffel, y suficientes para cubrir de desperdicios toda la isla de Manhattan (Nueva York), según la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Además, los procesos tradicionales para reciclar estos metales son altamente costosos y contaminantes: implican utilizar ácidos muy agresivos y hornos que trabajan a temperaturas muy elevadas, por encima de los 1200 grados. Para solucionar estos problemas, un grupo de investigadores de la Universidad Politécnica de Cataluña lleva unos años desarrollando un proceso biotecnológico que permite recuperar los metales de los aparatos electrónicos de manera mucho más sencilla. El secreto: unas bacterias que viven en espacios naturales y que hacen este proceso mucho más fácil y sin contaminar.

https://youtu.be/NmDa4oD7raY

La idea de base implica alimentar a estos microorganismos con la chatarra que encontramos en celulares, tabletas, computadoras, televisores e incluso heladeras que ya no se utilizan. Las bacterias son capaces de separar aquello que ya no nos interesa de aquello que tiene alguna utilidad, como por ejemplo, el oro, la plata, el platino y el cobre. ¿Cómo lo hacen? El contacto con las placas electrónicas les permite obtener el alimento que necesitan para vivir y reproducirse. “Se trata de un proceso biotecnológico que consiste en utilizar la actividad metabólica de las bacterias, la actividad que hacen normalmente, para que nos ayuden a separar los residuos”, explica Toni Dorado, profesor de la Escuela Politécnica Superior de Ingeniería de Manresa (EPSEM) e investigador de la Universidad Politécnica de Cataluña.

“En su actividad diaria, los microorganismos generan un líquido que es el que aprovechamos para poner en contacto con el residuo y que sirve para separar los metales”, continua Dorado. Una de las claves de esta innovación es que no son bacterias modificadas genéticamente para que cumplan con esta funcionalidad, sino que “en su día a día ya contemplan hacer este proceso. Nosotros les damos las condiciones óptimas para que lo hagan”.

Al entrar en contacto con el líquido generado por las bacterias, los metales se disuelven y después vuelven a recuperar su estado metálico poniéndolos en contacto con virutas de acero. En ese momento, ya se les puede dar un nuevo uso. Hay que tener en cuenta que los metales se pueden reutilizar indefinidamente. Una vez finalizado el ciclo, en unas seis horas, los microorganismos se vuelven a poner en contacto con componentes electrónicos para empezar de nuevo: las bacterias generan ese líquido cada vez que se alimentan.

La nota completa puedes leerla aquí

Comment (01)

  1. 13 diciembre, 2023

    levitra cuanto cuesta Approximate heavy cream keto diet portion sizes are used rather than food being weighed or measured

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *